La lista que finalmente presentó Santiago Solari este jueves 22 de julio en la previa al choque con Querétaro de los jugadores que estarán disponibles, en principio, para el Torneo Grita México Apertura 2021 de la Liga MX, contenía tantas incógnitas que tuvo una cobertura mediática especial durante las últimas semanas en las que el plantel, mientras, consumaba la pretemporada.

Una de las dudas puntuales que resaltaba, era la definición de una de las plazas para extranjeros que se la disputaban entre Nicolás Benedetti, Renato Ibarra y Nicolás Castillo. Finalmente el colombiano fue incluido en la planilla con su habitual dorsal número 14, despojando así, en la última recta, al ecuatoriano y al chileno que, de esta manera, deberán resolver cuál será su futuro.

 

Pero había otras cuestiones a saber como con qué juveniles completaría Santiago Solari, el grupo con el que trabajará en un semestre que no solo afrontará la competencia de la primera división del futbol de México, sino también, en primera instancia, las semifinales de la Liga de Campeones de la Concacaf contra el Philadelphia Union de la MLS.

Ahí fue cuando este mediodía sorprendió la reaparición de Adrián Goransch. Al defensa que es hijo de padre alemán y madre mexicana y que, vale recordar, llegó al América proveniente del Wolfsburgo institución en la que se formó como futbolista, se lo involucró en rumores que lo alejaban del equipo del Indiecito, por estar inconforme frente a la falta de oportunidades.

 

 

Además, la especulación tomó mayor tamaño cuando Miguel Layún, uno de los refuerzos para esta temporada, lució el 29 en su espalda en los compromisos por el Tour Águila, número que había sido asignado en su momento a Goransch. Sin embargo, el joven de 22 años que estuvo en su momento seis meses a préstamo en Zacatepec donde tampoco sumó minutos, fue inscrito con el dorsal 33.