América llega a su 105 aniversario como el equipo más ganador de México. Nadie tiene más ligas que las Águilas; sin embargo, a lo largo de los años se han criticado algunos de sus campeonatos al señalar ayudas arbitrales o cambios reglamentarios para su beneficio, sin que nada de esto haya sido fundamentado.

Dos de los campeonatos que más se señalan de los Millonetas son los del torneo 84-85 ante Pumas en una definición en Querétaro durante un tercer juego para desempatar el marcador global, además del torneo corto Prode 85 previo a lo que fue el Mundial de México en el año de 1986.

 

Al respecto, Alfredo Tena resolvió las dudas al mencionar a Águilas Monumental que aunque en el cotejo contra la Universidad el árbitro Joaquín Urrea tuvo diferentes criterios para señalar manos dentro del área, el desarrollo del partido fue completamente azulcrema y querer culpar al arbitraje es el escudo que los auriazules usan respecto a ese encuentro.

“Con Pumas siempre hay esa polémica. Es verdad que Urrea tuvo diferentes decisiones en una misma jugada y creo que se equivocó. Pumas se escuda en eso, pero ese día fuimos muy superiores a ellos, ese día hubiéramos ganado con penalti y sin penalti. Fuimos justos ganadores en ese torneo, afirmó.

De igual forma, el Capitán Furia se refirió al torneo Prode 85 que ganaron a Tampico Madero poco después y que los acreditó como tricampeones del futbol mexicano y dijo que “el Prode fue un torneo corto como los que se juegan ahora, tuvo su Liguilla y todas las de la ley. Los dos son títulos muy válidos”.

SU TÍTULO FAVORITO

Más allá de todo lo que pudieron representar las finales mencionadas y todas las que en su momento Alfredo Tena disputó como americanista, el Capi Furia tiene una que prefiere por sobre todas las cosas en sus vivencias como americanista: la Final del Siglo en contra de Guadalajara en la temporada 1983-1984.

Sin duda el de las Chivas. Teníamos siete años de no ser campeones, nos habíamos quedado dos años antes en Semifinales con Tigres y con Chivas el año anterior, teníamos una espinota clavada, teníamos que ganar sí o sí. Nosotros no queríamos que eliminaran en Semifinales o Cuartos de Final a Chivas, los queríamos encontrar porque teníamos preparada una venganza. Estábamos muy concentrados, queríamos a Chivas, se llegó el partido con ellos y aunque nos pasaron dificultades en el mismo partido, logramos ganar; nos expulsaron un hombre, nos marcaron un penal, jugamos con 10 más de un tiempo. Estábamos tan deseosos y concentrados que pudimos ganar el juego. La satisfacción fue enorme, fue un desahogo de siete años de frustraciones y aparte, ganarle al odiado rival fue una gran alegría”, remató.