Las Fuerzas Básicas de América no tuvieron una buena mañana en las instalaciones de La Presa en San Luis Potosí. Y es que luego de la derrota de la categoría Sub-20 por la mínima diferencia ante Atlético de San Luis con un gol sobre la hora, el equipo Sub-18 tuvo su turno para entrar en acción a sabiendas de que ganar les valdría tomar el liderato general de la competencia.

Los jóvenes americanistas han sido uno de los equipos más destacados en el certamen y necesitaban sumar en territorio potosino para hacerse del liderato general; sin embargo, los locales no estaban dispuestos a vender barata la derrota, por lo que trataron de hacer valer su condición de local y se pusieron en ventaja en el inicio del segundo tiempo.

 

Minutos después del tanto en contra, José García puso el gol de la igualada y que le daba un envión anímico favorable a los de Coapa que buscaron por todas las vías el gol de la voltereta pero este no llegó. De entrada, tuvieron que conformarse con solamente una unidad, que en todo caso les bastaba para superar a Necaxa en la clasificación general.

En esta categoría, todos los partidos tienen una tanda de penaltis al final de los encuentros y esta otorga un punto extra. En ella, los azulcremas ganaron, pero antes de quedarse con esa unidad, hubo un escándalo arbitral al cual los chicos americanistas no daban crédito por el mal manejo de los silbantes.

 

 

Al término de los cinco cobros de cada club, el marcador estaba empatado y se tenía que ir a la muerte súbita, pero el árbitro dio en ese momento la tanda por concluida y a San Luis como ganador. Este hecho desató el enfado del director de Fuerzas Básicas de América, Raúl Herrera, quien reclamó enérgicamente el hecho.

En medio de las burlas rivales y la tensión en el ambiente, el técnico Peter Thelemaque decidíó llevarse a sus muchachos a sabiendas de que el punto se podía ganar en la mesa. Fue ahí cuando el cuerpo arbitral encabezado por Irvin Parra cayó en cuenta de su error al contabilizar los goles, por lo manifestaron su falla ante los de Coapa.

Ya en la muerte súbita, las Águilas se impusieron para conseguir la unidad adicional que los dejó como líderes generales. El juego terminó con reclamos e intercambio de palabras entre ambos equipos, todo ocasionado por el silbante en turno y una falla increíble.