Santiago Solari parece haberse salido con la suya del Estadio Olímpico Universitario en el partido de ida de los Cuartos de Final entre América y Pumas. El planeamiento del técnico azulcrema privilegió el orden defensivo para no irse al juego de vuelta con desventaja y es por eso que lejos de ver distancias entre dos equipos con amplia diferencia tanto de puntos como de posiciones en la clasificación general, resultó un juego con pocas emociones.

“Yo digo que es un partido muy serio, jugado por ambos equipos. Conocen muy bien esta parte del torneo que se reabre y cada eliminatoria dura 180 minutos. Saben que el torneo comienza de vuelta, los puestos más allá de que son para elegir los campos, inician todos de vuelta con las mismas posibilidades”, expresó.

 

Al ser consultado sobre si esta postura en el terreno de juego obedeció a que aprendió de lo sucedido el semestre pasado cuando se fueron eliminados por Pachuca, el Indiecito aseguró que cada juego presenta un contexto completamente diferente, pero reiteró que esta clase de encuentros son cambiantes y deben de ser cuidadosos con el margen de error.

“Cada partido es un mundo y no se pueden comparar. Estos partidos pueden cambiar muy rápido porque el futbol es dinámico y de momentos, cuando se achica el margen de error y el tiempo para recuperar un resultado, pueden suceder muchas cosas”, dijo, al tiempo de dejar claro que a pesar de eso, se sienten con el compromiso de avanzar el sábado a la siguiente ronda. “Nuestra obligación es el dar el máximo nuestro para avanzar a la siguiente ronda, que es lo que queremos y para eso hemos trabajado todo el año”, dijo.

 

 

Finalmente, Solari reconoció que por momentos les resultó molesto que la Universidad cortara sus intentos de avances con faltas y fue algo que manifestó al cuerpo arbitral. “Golpearon mucho, no nos dejaron salir en transición. Es parte del juego y uno se molesta cuando sucede eso, es parte del partido. Cuando se cortan progresiones es normal que se moleste el equipo”, sentenció.