En la jornada de ayer se vivió un gran partido de futbol entre la Selección Mexicana y su par de Costa Rica, en el duelo correspondiente a la Semifinal de la Liga de Naciones Concacaf. Se presentó como un juego muy parejo y cerrado, que apenas contó con situaciones de gol y donde el equipo que no tenía el balón en su poder cortaba la jugada con faltas constantemente. Por eso, el 0-0 se veía venir mucho antes que el árbitro dé el silbatazo final.

Todo se definió en los penales y, como no podía ser de otra manera, un jugador del América le dio la clasificación al Tri a la gran Final del torneo. Jesús Gallardo convirtió el 5-4 para el conjunto nacional y obligó a los Ticos a no fallar para seguir en carrera, pero ahí es donde apareció Guillermo Ochoa en su máximo esplendor.

Tal como en la Copa Oro 2019, ante el mismo rival, el guardameta de las Águilas voló hacia su poste derecho y desvió la pelota bien lejos de su portería. Esta vez el que lo sufrió fue Allan Cruz, y con esta tremenda salvada generó el delirio de todos los fanáticos mexicanos que se encontraban en el estadio Sports Authority Field.

"Costa Rica nunca es un rival sencillo, hizo un buen partido, siempre nos cierran bien los espacios, tienen jugadores con mucha capacidad. A veces en el futbol hay  que sufrir para ganar. Nunca hemos esperado menos de Costa Rica, honestamente. Siempre en la zona es un rival que nos complica las cosas y el día de hoy se notó, otra vez nos llevan a una tanda de penales y estoy contento de haber atajado esa penal para ayudar al equipo", confesó Memo Ochoa tras la definición de penales.

El récord que igualó en el Tri

Guillermo Ochoa mantuvo su valla invicta en los 90 minutos y alcanzó los 38 partidos sin recibir goles en la portería de la Selección Mexicana. De esta manera, igualó las marcas de Oswaldo Sánchez y Jorge Campos como en esta faceta histórica. Memo quedó a 1 encuentro de establecer un nuevo récord y liderar en solitario. Historia pura.