Nicolás Benedetti fue una de las numerosas bajas de América en este mercado de invierno y ahora, juega en calidad de préstamo con Mazatlán, equipo que desde el pasado mercado de verano estaba interesado en sus servicios, por lo que ahora, defenderá la camiseta morada por un año como mínimo.

Ya fuera del Nido, el Poeta confesó como vivió su etapa en Coapa y compartió que dejó de disfrutar el futbol por todo lo que ahí le sucedió, como las lesiones, falta de regularidad, minutos a cuentagotas, entre otras circunstancias que reconoció, por lo que ahora quiere dejar eso atrás para tomar un segundo aire.

 

"Sin duda que sí (dejó de disfrutar). No reconocer esas partes de la vida, del futbol y decir que todo estaba bien es tirar mentiras. Obviamente que hubo momentos difíciles en los que hubo lesiones, no podía jugar, tenía pocos minutos, había cosas extra futbolísticas que obviamente te pegan y dejas de disfrutar el momento, pero estas situaciones son parte de la vida y son parte del fútbol en general, entonces si todo fuera fácil estaría todo bien, la vida es así, toca caerse y después levantarse y seguir adelante", expresó.

Al ser cuestionado sobre los términos en los que concluyó su relación con el técnico Santiago Solari, el mediocampista colombiano negó que haya habido una mala relación, por el contrario, se dijo agradecido por lo que pudo compartir con él con todo y que aceptó que evidentemente quería pasar mas tiempo dentro del campo.

 

 

"La verdad que todo terminó muy bien, al final hablé con el Míster Solari y le di las gracias porque desde afuera se ve que todo está mal porque uno no juega, pero no todo es así. Obviamente adentro uno como jugador trata de dar el máximo con todas las personas que se le cruzan en el camino y Solari no fue la excepción. Yo traté siempre de estar a las órdenes del Míster dando mi 100 por ciento en cada entrenamiento, que esa situación para mí no es negociable y obviamente el técnico toma sus propias decisiones, pero aprendí mucho de Solari y de su cuerpo técnico y les estaré eternamente agradecido al igual que con todos los cuerpos técnicos por los que he pasado y ellos obviamente que también pusieron en mí ese granito de arena que me va a servir para el futuro, así que todo bien con él", comentó a ESPN.

Finalmente, Benedetti negó que su paso por el Nido haya sido un fracaso y reconoció que las lesiones le impidieron mostrar su mejor versión. Cierto es que se quedó con la espina clavada de no poder mostrarse como lo hubiese deseado, pero al margen de todo eso, negó rotundamente haber fracasado en  el club.

"La verdad que no fue fracaso, yo llegué a una gran institución que me abrió las puertas, al principio logré demostrar mi talento y después tuve muchas lesiones que me mermaron y perdí continuidad, pero yo nunca lo llamaría fracaso porque aprendí muchas cosas como profesional, como persona y eso es lo que importa. Obviamente que me queda un sentimiento negativo de que no pude demostrar todo mi talento, pero nunca lo llamaría fracaso", cerró.