América y su crisis se presentaron ante Pachuca la tarde de este domingo en la cancha del Estadio Azteca para tratar de encontrar un poco de respiro en medio del bache de resultados en el que se han metido. La gente respondió al llamado de su equipo e hizo una buena entrada en el Coloso de Santa Úrsula en gran medida por la promoción de los boletos a media semana.

En la cancha, unas Águilas vestidas de negro esperaban que el cambio de uniforme también trajera un cambio de rostro, pero el panorama empezó a pintarse tan oscuro como su indumentaria. Santiago Solari probó con Miguel Layún como mediocampista de contención y las cosas no salieron como él quería.

 

Pese a que los azulcremas hacían lo posible por tener la pelota en territorio tuzo y se insinuaban medianamente sobre el arco de Ustari con un disparo de media distancia de Diego Valdés, la realidad es que no mostraban demasiada claridad para insinuar que podían adelantarse en el marcador, caso contrario de los hidalguenses, que hicieron gala de contundencia.

Primero fue un contraataque en donde Avilés Hurtado arrastró la pelota sin marca hasta los linderos del área crema. Ahí, tocó justo al movimiento de Nicolás Ibañez, quien definió cruzado ante un Guillermo Ochoa que nada pudo hacer para evitar la caída de su arco. Los Millonetas recibían el primer golpe.

 

 

El mismo Avilés , quien había sido asistidor previamente, se encargó de firmar el segundo tanto de la tarde. Sin nadie que le obstruyera, el colombiano tuvo tiempo de encontrar el espacio para disparar desde fuera del área una raya que pegó en el poste derecho y se fue a encontrar con la red. América estaba en la lona y la gente se empezaba a meter con el equipo.

Con el complemento en marcha y la presión a tope, América logró meterse al partido. Diego Valdés encontró la llave para abrir la defensa visitante con un pase justo a donde Henry Martín le ganó en el forcejeo a su marca y al lograr quedar ante Ustari, lo fusiló con un disparo que le daba vida a su equipo.

 

Los azulcremas eran un equipo distinto en el segundo tiempo. Con la intensidad como su principal argumento, coqueteaban con el empate y este estuvo cerca cuando Henry Martín se metió hasta el área chica con pelota controlada, y aunque pudo asistir a Diego Valdés para que el chileno sellara la igualada, prefirió terminarla de forma individual sin éxito. Las Águilas perdonaban.

El intento de reacción se esfumó por errores propios de los de Coapa. Esta vez, un balón perdido por Roger Martínez en la salida derivó en un contraataque donde tomaron mal parada a la zaga crema. Víctor Guzmán entró solo al área, eludió a Guillermo Ochoa y terminó por definir con un túnel sobre Meré. Gol que sentenciaba el duelo.

América se fue abucheado de su casa. La frustración de los hinchas fue evidente al recriminar a sus jugadores y pedir la destitución de un Santiago Solari que sigue con experimentos que no le funcionan, lo que dio como resultado otra derrota que empeora la crisis.