América hizo oficial esta tarde la llegada de Jonathan dos Santos al club como refuerzo de cara al torneo Clausura 2022. Con ello, es la segunda incorporación de los azulcremas, misma que firmó un contrato por dos años dentro del cual las Águilas no tuvieron que pagar el valor de la carta al tratarse de un agente libre. Con ello, la familia dos Santos igualará una extraña marca familiar que anteriormente solo tenían los Farfán, toda vez que ellos eran los únicos que podían presumir que el padre y dos de sus hijos vistieron la camiseta azulcrema.

Con el arribo de Jona al club, se convierte en el tercer integrante de la familia dos Santos en vestirse de azulcrema. El primero fue su padre, Zizinho (QEPD), quien en la década de los 80’s reforzó a las Águilas proveniente de Brasil y jugó con el equipo en dos etapas. Destacó por su potencia física y habilidad con el balón. Fueron dos etapas las que tuvo en la institución; la primera de 1980 a 1982 y la segunda entre 1983 y 1984.

 

Geraldo Francisco dos Santos tuvo dentro de sus hijos a dos que siguieron sus pasos como futbolista profesional. El primero de ellos fue Giovani dos Santos, quien se formó en La Masía de Barcelona, tuvo un recorrido por varios clubes de Europa para posteriormente jugar en LA Galaxy, equipo del que salió justamente para firmar con América.

La expectativa por Gio fue mucha. Sus condiciones eran conocidas por todos, pero también la falta de continuidad que tuvo en la mayoría de sus equipos por temas de lesiones y bajas de juego, por lo que era incierto afirmar que cara de él se vería con los Millonetas. Al final, problemas musculares no lo dejaron desplegar su futbol y terminó por salir hace unos meses del Nido.

 

 

Ahora, Jonathan dos Santos seguirá un camino similar al de su hermano. Forjado en las divisiones inferiores de Barcelona, también jugó en Villarreal y de ahí dio el paso a Los Ángeles Galaxy. Hoy, es oficialmente jugador de América y espera dejar una buena imagen en su paso por el club para que el legado de los dos Santos en Coapa sea bien recordado a futuro.