América sorprendió a inicios de este año al anunciar la llegada de Jordan Silva para nutrir la defensa central de Coapa. El zaguero despertó críticas y cuestionamientos con su incorporación, pero actualmente parece haberse ganado la confianza de Santiago Solari, quien lo puso como titular en los últimos tres encuentros de la Liga, en los cuales ha demostrado argumentos para tener minutos en cancha y de paso, ha cambiado las opiniones de los aficionados con respecto a él.

Sin embargo, antes de eso, Jordan confesó en plática con Águilas Monumental que habló con el técnico argentino para pedirle que le diera la oportunidad de jugar con el equipo Sub-20 a fin de volverse a sentir futbolista, esto sin saber que participaría de inicio ante rivales de la jerarquía de Tigres, Cruz Azul y Monterrey en el cierre de la campaña.

 

“Es difícil, todavía trato de asimilar la situación. Creo que muchas personas no saben, pero yo días antes, tal vez semanas, había pedido a Solari que me diera oportunidad de jugar en la Sub-20 para volverme a sentir jugador porque era difícil estar en la banca, tanto tiempo estar ahí, ya venía de ese proceso con Cruz Azul, entonces quería tener minutos, tomar ritmo de partido y pasó todo esto, las lesiones, entrar de cambio. Uno trabaja por eso, yo vine a eso, tenía en mente cuando me hablaron que la competencia iba a ser muy difícil porque hablamos de tres centrales (Valdez, Águilera y Cáceres) con mucha experiencia y jerarquía; tenía que venir a trabajar, remar contracorriente, pero me gusta trabajar, desde que tenía conciencia de que quería ser jugador sabía que nada me iba a llegar gratis ni regalado y tenía que estar preparado. También el tipo de trabajo y los entrenamientos que el Míster pone ayudan a tener la confianza para cuando seas requerido tener buenos números”, relató.

A decir de Silva, volver de lleno a jugar no resultó sencillo, pero de forma introspectiva decidió que tenía que ir paso a paso, primero con un juego sencillo, enfocado en reventar balones y alejar el peligro para posteriormente y ya con más confianza, animarse a salir con balón controlado, con mayores sensaciones e intuir como vienen las jugadas.

 

 

“Primero, el trabajo en la semana. Tienes que estar al parejo de tus compañeros, sabes que el ritmo de partido es diferente, pero en la semana tienes que estar comprometido con lo que haces. Cuando supe que iba a jugar lo primero que vino a mi cabeza fue no complicarme. Sé jugar futbol, hacer lo sencillo, después conforme avanzan los partidos sientes la confianza de salir jugando, tener ese feeling de las jugadas. Trataba de no complicarme, simplemente ser defensa, sacar todo y después vemos que pasa, comentó.

TRABAJO Y PACIENCIA

En un acto de sinceridad, Jordan Silva reconoció que al principio tenía la certeza de que al llegar a América no iba a jugar y posiblemente repetiría lo vivido en su paso por Cruz Azul; sin embargo, se mentalizó en que lo mejor era trabajar para pelear por un puesto, y aunque por momentos llegó la desesperación por ser suplente hasta en juegos amistosos, hoy ve los frutos de su perseverancia.

“Es muy complejo. Creí que en Tijuana había hecho un torneo aceptable después de que no venía jugando en Cruz Azul y después venir a América a sabiendas de que no iba a jugar, es la realidad, venía a cubrir un espacio, pero tampoco me iba a achicar ante eso, no iba a pasar desapercibido o venir a ver que pasa, no era lo correcto ni lo que requiere el club. Vine a lo que me trajeron, a tratar de ganarme un puesto. Platicaba mucho con mis papás y mi esposa, a veces la desesperación llega, pasan los partidos, las jornadas, a veces pasaban los amistosos y ahí también entraba de cambio. Todas esas cosas hacen que pierdas un poco la confianza, pero estar en un club como este te exige más, te exige tener otra mentalidad, estar a punto en los entrenamientos para cuando seas requerido, eso es lo que me he planteado. No sé si estoy para ser titular, vine y trabajé para empezar de cero aquí y es lo que estoy logrando, poder irme ganando un terreno poco a poco”, confesó.

 

Ya con la presión fuera de él y sabedor de que puede pelear un puesto titular para la Liguilla, Jordan Silva se dijo contento, con menos carga sobre sus hombros y dispuesto a luchar por un sitio en el once de Santiago Solari de cara a la fiesta grande del futbol mexicano.

“La verdad me he sentido muy bien. Después de Tigres saqué toda la presión que tenía desde que llegué. Si bien el torneo pasado tuve algunos partidos, pero no de jerarquía como estos, con equipos tan completos como contra los que he terminado jugando. Me quité muchas cargas, mucha presión, muchos fantasmas que tenía y eso me va a ayudar para pelear un puesto en la Liguilla si es que se me requiere”, sentenció.